martes, 15 de mayo de 2012

UNIVERSIDADES

Aún me duraba la risa tras la lectura del último cuento del reciente libro de Cristina Peri Rossi, Habitaciones separadas, que narra la grandeza de un ingenuo Robin Hood urbano, expropietario de una pequeña tienda de electrodomésticos, que una mañana sorprende a los transeúntes de City Light con una lluvia de billetes, convencido de que su acción es un gesto poético, y hasta revolucionario, ya que distorsiona los circuitos habituales de distribución del dinero....

                               
http://1.bp.blogspot.com/-Pg1yQfGv7jw/T3FtmBtw0jI/AAAAAAAAC64/_tTDHQszov8/s320/habitaciones-privadas-peri-rossi.jpg

cuando este miércoles disfruté de lo lindo con otro gran escritor uruguayo (y todo un referente), Eduardo Galeano, que vino a nuestra Universidad a ofrecer una lectura de su último libro Los hijos de los días, una deliciosa gavilla de relatos breves (algunos casi poemas en prosa) organizados a modo de entradas diarísticas, si bien son "ficción" o recreación o meditación histórica, tanto del presente como del pasado, cargados de humor, ternura, acidez, sarcasmo...
                          

Salía recreando aquella lectura, maravillada por el llenazo: el Paraninfo repleto, hubo que habilitar el Aula Magna (tomen nota los encargados de las relaciones públicas de las editoriales, que se les llena la boca rechazando ese espacio, que al propio Galeano le embelesaba...)...
y al llegar a casa me enteré que habían desmantelado LA RIMAIA, una universidad popular, también de mi barrio...

                                              
La había descubierto por casualidad hace años, en una modesta sede de un bajo comercial de la calle Casanova, al regresar del Renoir-Floridablanca... y desde entonces había seguido su obligado deambular... A ver dónde renace!

4 comentarios:

  1. Entiendo tu disfrute con Cristina Peri Rossi y Eduardo Galeano, aunque a éste último lo he leído menos (necesito tres vidas como poco para leer todo lo que desearía).
    Lo que me agrada es ese pleno en el Paraninfo. Buena seña para la literatura.
    Besos, Ana.

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya suerte, oir a Galeano! Yo estoy con otro libro suyo: "Espejos". Solamente basta con lo que apunta: "Este libro ha sido escrito para que no se vayan". Yo no me he ido.

    Saludos, Ester

    ResponderEliminar
  3. Sí, la verdad es que yo me quedé maravillada... Había mucha gente de fuera, eso sí, pero mucha juventud...

    Tienes razón, Ester... Porque además hacía mucho tiempo que no asistía aninguna lectura de EG, que estaba muy presente aquí desde mediados de los setenta... Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Disculpa la intromisión, pero ha habido un cruce entre las Habitaciones de García Montero y las de Peri Rossi. Para Habitaciones a secas, quedan las de Louis Aragon.
    Saludos.

    ResponderEliminar